Ferrero deja el tenis por todo lo alto