Ferrer mantiene su idilio con Viena y Ramos se descuelga en cuartos