Del llanto de Federer en Australia, al mejor partido de la historia: ¡Federer – Nadal!