¡Concentración extrema de Nadal! Una polilla se le mete en el ojo y ni se inmuta