Baghdatis la emprende con sus raquetas