Andy Murray confirma que "muy probablemente" no jugará más este año por su lesión de cadera