Tras la tempestad, llega la calma: la bronca de Simeone surtió efecto en la plantilla