Taj Gibson protagoniza un surrealista intento de tapón... con su zapatilla