El reto más surrealista: partir latas sin romper el huevo que tiene en la mano, ¿lo consiguió?