El brutal momento en que el surfista Toby Cunningham, de 41 años, es aplastado por cinco olas gigantes seguidas