La superstición de Morata y su padre: "Nunca nos llamamos antes de los partidos"