La superstición del Bayern que no le sirvió para ganar al Madrid en la Champions