El sueño de organizar el Mundial de 2018 o 2022 se decide en Zúrich