El sueño francés de Zidane: un Real Madrid con siete jugadores galos