La seguridad confunde a Mendy con un espontáneo y corre tras él para que no ‘moleste’ a los jugadores del City