¡Qué tiemblen los Bulls y Michael Jordan porque ya están aquí los Warriors y Curry!