Uno de los terroristas del atentado de Barcelona jugó al fútbol sala en el Ripoll