La policía sospechó aún más de Borja Fernández tras ciertas jugadas ante el Valencia