Simeone vibró con la victoria del Atlético: rabia, enfado, lucha y mucha emoción