El Cholo Simeone, en Italia, flipó desde la grada con los goles de su hijo Gio con la Fiorentina