Simeone no tira la toalla: quiere ponerse a cinco puntos del Barça