El silencio se instala en el nuevo fútbol: Los goles locales y visitantes suenan igual