El sevillismo no se rinde pese a la derrota ante el Bayern y cree en la romontada