El sevillismo tiene motivos y experiencia para ser optimista en la Supercopa de Europa