El Sevilla encuentra en Diego Carlos el único motivo de alegría: pese a los tres puntos, pitos en la grada