La 'fórmula Setién' no termina de convencer: la prioridad a jugar bien, antes que el resultado