La seriedad de Valverde al llegar a Madrid: no conseguir el doblete le podría costar el puesto