La acogida de Sergio Ramos en el Sánchez Pizjuan: otro año más, pitos y recibimiento hostil