Sergio Scariolo lo vuelve a hacer: de eterno sospechoso a uno de los nuestros