Sergio Romero construye un parque infantil de 23.000 euros en el jardín de su casa y los vecinos consiguen que lo derribe por considerarlo un parque de atracciones

Sergio Romero construye un parque infantil de 23.000 euros en el jardín de su casa y los vecinos consiguen que lo derribe por considerarlo un parque de atracciones