Sergio Ramos, un defensa con alma de delantero centro