Sergio Ramos y Griezmann olvidan sus diferentes en el berbi: abrazo y halagos ante la prensa