Sergio Ramos, muy afectado por su expulsión: no quiso hablar al término del partido ante el City