La selección regresa de Brasil con caras largas y un buen susto en el viaje