La selección francesa salpicada en primera persona por los atentados de París