La selección alemana aterriza en casa con la cuarta Copa del Mundo