La selección viaja a Turquía mientras Aragonés llega a Madrid con malas pulgas