La extrema seguridad en Cardiff: de bloques de hormigón, a alcantarillas precintadas