Dos agentes de seguridad del estadio del Bastia también agredieron a los jugadores del Lyón