El saque más surrealista de la historia: No había comenzado el partido y ya se había producido la primera falta