Sané aprovecha el resbalón de De Ligt y fusila a Cillessen para hacer el 0-1