La salida de Serra Ferrer provoca un auténtico cisma en el Betis: afición y presidente, enfrentados