Tras la salida de Touré, le toca el turno a Ibra