La salida de Lopetegui creó una división en el vestuario de la Selección