El mundo del rugby indignado con el que se considera el peor placaje de la historia