Rufati no quería: intenta despejar un centro de Ferrán Torres y se cuela el balón en la portería (2-0)