La rudimentaria táctica de Quique Setién para parar a Messi