La rotonda de Valdebebas, versión Barça