El Metropolitano no olvida y recibe a Ronaldo con un ambiente hostil: "Cristiano violador"