Un policía presta sus botas a Ronaldinho para poder disputar el torneo carcelario en Paraguay